Categoría: Vía Láctea

Descubren los primeros planetas exogalácticos fuera de la Vía Láctea

Descubren los primeros planetas exogalácticos fuera de la Vía Láctea

Se han descubierto los primeros planetas exogalácticos fuera de la Vía Láctea, específicamente a 3.800 millones de años luz, que van desde la masa de la Luna a la masa de Júpiter. Este increíble hallazgo fue realizado por astrofísicos de la Universidad de Oklahoma, siendo posible gracias a los microlentes gravitacionales de quásares detectadas con el Observatorio de rayos X Chandra de la NASA, un telescopio espacial controlado por el Observatorio Astrofísico del Instituto Smithsonian.

Los astrofísicos han señalado que se mostró que las microlentes de quásar (los cuatro puntos en el contorno de la imagen superior) logran a proporcionar un medio para explorar planetas extragalácticos en la galaxia de fondo, “estudiando las propiedades de microlente de la emisión cerca del horizonte de sucesos del agujero negro supermasivo del quásar de fondo, utilizando los telescopios de generación actuales”.

En este sentido, se necesita una población de planetas libres entre estrellas con masas que van desde la Luna a Júpiter, con la intensión de explicar los frecuentes cambios de energía detectados en el quásar con lente gravitacional.

A menudo, se hacen descubrimientos con microlentes dentro de la Vía Láctea, inclusive hasta del efecto gravitacional de pequeños objetos que pueden crear grandes aumentos que conducen a una firma que se puede modelar y explicar en galaxias extragalácticas.

Eduardo Guerras, coautor de la investigación dijo que “este es un ejemplo de lo poderosas que pueden ser las técnicas de análisis de microlente extragalácticos. Esta galaxia se encuentra a 3.800 millones de años luz de distancia, y no hay la menor posibilidad de observar estos planetas directamente, ni siquiera con el menos telescopio que uno pueda imaginar es un escenario de ciencia ficción”.

Con el uso de la técnica de microlente, el efecto gravitacional incluso de objetos pequeños puede crear “una alta magnificación que lleva a una ‘firma’, la cual puede ser modelada y explicada en galaxias extragalácticas. Hasta este estudio no había evidencias de planetas en otras galaxias”. Este es un ejemplo de lo que se puede lograr con las técnicas de análisis de microlente.

Esther R.

Nuestra galaxia: La Vía Láctea

Nuestra galaxia: La Vía Láctea

via lacteaLa Vía Láctea es nuestra galaxia espiral que tiene una masa mayor de dos billones de veces que la del Sol, siendo el Sistema Solar uno de los brazos de ese espiral, correspondiente a unos 28mil años luz del centro y unos 22mil del extremo. La Vía Láctea tiene una forma de lente convexa, con 8mil años luz de diámetro de su núcleo que tiene a su vez una forma en la zona central elíptica. En su entorno tiene una nube de hidrógeno, estrellas y cúmulos estelares. Con relación a las estrellas que están en su núcleo estas están más agrupadas que la de los brazos, pero no podemos lograr ver lo radiante de su centro porque también está compuesto de materiales opacos, gases fríos y polvo cósmico que no permiten que la luz pase.

Desde el planeta Tierra se puede observar como una borrosa banda de luz blanca brillante alrededor de la esfera celeste.

La galaxia de la Vía Láctea como también se le conoce, forma parte de un conjunto de 40 galaxias denominado Grupo Local, siendo la segunda más grande y brillante; el primer lugar corresponde a la galaxia de Andrómeda. Estas se encuentran en lo que los últimos estudios han revelado como “valle verde” (a donde las galaxias van a morir).

Se cree que la Vía Láctea posee un poderoso agujero negro, así como que nuestra galaxia puede ya estar muerta o perecer, dejar se convertir el gas en nuevas estrellas, apagando su formación estelar y cambiando su forma o morfología. Investigaciones indican que las galaxias tienen una evolución diferente, así como un ritmo de muerte distinto, las de espiral son las galaxias de muerte lenta y las galaxias elípticas son las de muerte rápida, siempre hablando de un proceso que toma miles de millones de años.

Son estudios que no pueden determinarse tan fácilmente, las propiedades de la Vía Láctea son difíciles de medir ya que formamos parte de ella. Es más sencillo obtener información y datos certeros de aquellas galaxias que son lejanas. Las estrellas en aquellas galaxias del valle verde van descendiendo a medida que se quedan sin gas en el medio interestelar.

Esther R.

error: Contenido protegido con licencia Safe Creative y sujeto a ley de propiedad intelectual. Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril